FHB entrevista a Michael Portillo

Isabel Aizpún ⎮ 03/10/2020

Vamos a conocer mejor en esta entrevista a un hombre británico y español- tiene los dos pasaportes-, capaz de vivir la política con cargos en los gobiernos de Margaret Thatcher y ministro con John Major, ser miembro de la Cámara de los Comunes y solvente aspirante al liderazgo del partido conservador británico, y convertirse después en uno de los más populares periodistas de viajes y documentales del mundo. Debe haber tantas historias que contar en su agenda…

¿Fue el delfín de Margaret Thatcher?

Mis padres, políticamente, eran de izquierdas, y de joven apoyé al Partido Laborista británico. Pero cuando estaba terminando la universidad, Margaret Thatcher se convirtió en líder del Partido Conservador. Ella era diferente de los demás, porque sabía lo que quería lograr. No puedo decirte cuán raro es eso en un líder; y ella tenía la energía para triunfar. Me uní al departamento de investigación del Partido, y en las elecciones generales de 1979 (que ganó para convertirse en primer ministro por primera vez) me reunía con ella cada mañana para prepararla para su conferencia de prensa. Después de que yo fuera elegido para la Cámara de los Comunes, ella me ascendió a varios puestos ministeriales, aunque me uní al gabinete solo bajo su sucesor, John Major. Ella ciertamente me dio oportunidades y yo estaba orgulloso de pensar en mí mismo como parte de un grupo de ministros menores cuya lealtad hacia ella no estaba en duda. En noviembre de 1990, cuando fue desafiada por la dirección del partido, me encontré a solas con ella, instándola a que no renunciara, después de que hubiese logrado un resultado decepcionante en la votación. Lamentablemente, ella, sin embargo, renunció.

¿Qué le atrajo de esa política para seguirla y enrolarse en sus proyectos?

Margaret Thatcher tomó el poder cuando el Reino Unido estaba en un estado lamentable. Las finanzas públicas eran un desastre, los líderes sindicales tenían un enorme poder destructivo y el Reino Unido era despreciado como el enfermo de Europa. Sus políticas y personalidad revivieron la moral del país y los sindicatos se vieron frustrados en sus esfuerzos antidemocráticos. La asociación de Margaret Thatcher y Ronald Reagan ayudó a poner fin a la Unión Soviética y permitió la liberación del este de Europa del comunismo.

En esos años, Michael Portillo ya había mostrado sus orígenes españoles y británicos porque su padre Luis Gabriel Portillo, abulense, catedrático en la universidad de Salamanca, se exilia en Oxford en 1939 y allí conoce a su madre, Cora Blyth, que cuidaba a unos niños vascos refugiados de la guerra. Con lo que haya vivido en su familia, desde entonces, ¿Qué le llama la atención de las diferencias y afinidades entre británicos y españoles?

Los españoles tienen muchas virtudes personales envidiables. La familia florece más en España que en el Reino Unido, y las generaciones se mezclan y se entienden mejor en España. Las fortalezas del Reino Unido son institucionales. El hecho de que la democracia británica y el estado de derecho sobrevivieran durante todo el siglo XX, mientras que fueron extinguidos por el fascismo y el comunismo en la mayor parte de Europa, le da al Reino Unido una notable estabilidad.

Como mínimo se puede decir que ha tenidos dos vidas hasta el momento. Seguro que habrá tenido que medirse con los medios de comunicación en la primera y ahora, en cierto modo, forma parte de ellos… ¿Cómo fue esa transición?

Hice la transición por necesidad, porque necesitaba trabajar después de perder mi escaño en el parlamento. Algo que he hecho desde entonces es escribir o transmitir comentarios políticos, lo cual no está tan alejado de la carrera política. Pero ahora soy más conocido por presentar documentales. Cuando lo hago, tengo un concepto de historia que deseo compartir con ustedes, una historia que deseo contarles y convencerles de que se puede creer. Así que hay herramientas que pueden transferirse de la política a la televisión.

Michael Portillo, en la estación de Ávila, con su inseparable Guía Bradshaw que siempre le acompaña en sus «Grandes Viajes Ferroviarios» de la BBC.

Ahora puede contar historia, política o literatura a través de los viajes. ¿Qué le gusta destacar de los lugares que conoce? 

Para mí, los viajes no son sobre los trenes, sino bajarse de ellos. En cada lugar quiero saber y hablar sobre lo que sucedió allí. Puede ser una antigua fábrica, el escenario de una batalla, el hogar de la infancia de un estadista, una galería que alberga una pintura sobre el lugar de nacimiento de una revolución…

En el Reino Unido ha habido tradicionalmente una gran valoración de los viajes, los viajes largos, de aprendizaje para el viajero.  Después de 300 viajes en 33 países con “Great Continental Railway Journeys” de la BBC ¿Cuáles le han impactado más? ¿Qué viaje ha sido el que más ha disfrutado contándolo? 

Hacer tales elecciones no es fácil, y también ¡se corre el riesgo de ofender! Elegiré dos. Uno es España, no es sorprendente. De hecho, un viaje en tren por España que filmé en 1998 (para una serie anterior que tenía un presentador diferente cada semana) fue el origen de los Great British y luego Great Continental Journeys. La serie más reciente de Viajes continentales regresa a España y a la historia de mi padre Luis en la guerra civil, ya que mi guía de Bradshaw de 1936 me lleva de Salamanca (y el relato de Luis de la última conferencia de Miguel de Unamuno) a la Telefónica de Madrid donde Arturo Barea y Ernest Hemingway sufrieron fuertes bombardeos, hasta las trincheras donde George Orwell luchó por encima de Huesca, donde estoy en compañía de su hijo.

También elegiré Georgia, una antigua república en la Unión Soviética. La gente es muy acogedora, tan valiente contra su gran vecino ruso, su cristianismo es tan intenso y duradero, su alfabeto único ha producido una literatura tan rica; y esa gente es tan amigable y está enamorada de la elaboración del vino, cantan muy bien y viven en un impresionante paisaje de montaña.

No creo que los británicos sean viajeros excepcionales. No olvido que los emperadores romanos Trajano y Adriano eran de la España actual. Colón zarpó de España con el mecenazgo de la Corona española. Las historias que más me conmueven son las de liberación. En Cracovia vimos cómo la elección de un Papa polaco ayudó a derribar el Telón de Acero. Los coros de Estonia, Letonia y Lituania se unieron en una enorme cadena humana que unía físicamente sus capitales para poner fin al dominio soviético. El pueblo de Francia evocó el espíritu de Juana de Arco (heroína del siglo XV en la lucha contra los ingleses) para expulsar a los alemanes en 1918 y 1944.

¿Es de sabios viajar?

Por supuesto, es aconsejable viajar para conocer otras naciones, y si por enfermedad no puede viajar, viaje conmigo a través de la pantalla de su televisor.

¿Es capaz de preparar una tercera vida? ¿De sorprendernos con una nueva actividad después de la vida política y de la del viajero?

¡Third Life suena también como «tercera edad»! Puedo decir que estoy contratado para hacer viajes en tren para la BBC en 2020 y 2021, y acabo de comenzar a presentar un nuevo programa semanal de debate y discusión de tres horas, en Times Radio.

Como político y como viajero seguro que es observador de la actualidad, si pudiera dar un consejo a la Fundación para seguir acercando a británicos y españoles ¿qué aconsejaría?

La UE, incluida España, tiene que aceptar que el Reino Unido ha abandonado la UE. Debido a la fortaleza institucional que tiene el Reino Unido, a la que anteriormente me he referido, el pueblo británico no anhela, respeta o acepta las instituciones europeas como lo hacen los españoles. Creo que eso es cierto, incluso para la mayoría de los que votaron (por razones culturales) para quedarse. El Reino Unido no estaba contento en la UE, y la UE no podía estar muy contenta con nosotros, porque no queríamos viajar al mismo destino. Ahora que estamos desacoplados, nuestra relación puede ser mucho más fácil; ya no está contaminada por falta de sinceridad.

Michael Portillo ante la puerta de la estación de cercanías homónima que se encuentra en Zaragoza