Destacado

Dos minutos de silencio a las once.

El origen de guardar un minuto de silencio como expresión de luto se remonta a 1919, cuando un soldado del ejército británico en la Primera Guerra Mundial lo propuso para conmemorar el primer aniversario del armisticio. Guardar un minuto de silencio se considera desde entonces un gesto de respeto para homenajear a una persona fallecida o conmemorar un acontecimiento trágico.

El 8 de mayo de 1919, el soldado australiano Edward George Honey quien residía en Londres, propuso que los ingleses guardaran dos minutos de silencio a las 11:00 horas del 11 de noviembre como conmemoración del primer aniversario del tratado de armisticio. De este modo, consideró que se rendía un homenaje respetuoso a los fallecidos durante el conflicto. La idea llegó hasta el rey Jorge V, que apoyó la medida.

Hoy, domingo 8 de noviembre, el Reino Unido celebra el Remembrance Sunday, un día de recuerdo en el que la población británica se une para conmemorar a los militares y civiles que sirvieron y sacrificaron su vida por su país en tiempos de guerra.

Impresionante imagen de la Torre de Londres cuando se rodeó por un manto rojo con 888.246 amapolas de cerámica que recordaban
a los soldados del Reino Unido que fallecieron durante la Primera Guerra Mundial.

El origen de guardar un minuto de silencio en señal de duelo se remonta a 1919, cuando el soldado del ejército británico Edward George Honey, propuso que los ingleses guardaran dos minutos de silencio a las 11:00 horas del 11 de noviembre como conmemoración del primer aniversario del tratado de armisticio. La idea llegó al rey Jorge V quien estableció el Remembrance Day en noviembre de 1919, con el fin de recordar a los caídos durante la I Guerra Mundial.

Desde la Segunda Guerra Mundial, y debido a que el Remembrance Day (Día del Recuerdo) cada año caía en un día diferente de la semana, se decidió cambiar la fecha de su celebración por el Remembrance Sunday, que se celebra todos los años el segundo domingo del mes de noviembre.

El día del Remembrance Sunday en Londres se lleva a cabo la gran ceremonia anual frente al Cenotaph, monumento erigido en recuerdo a todos los caídos en las guerras y ubicado en la calle Whitehall. Todos los años la reina de Inglaterra deposita una corona de amapolas rojas a los pies del monumento, rodeada por todos los altos mandos militares y políticos del país.

El Remembrance Sunday es un día muy emotivo para los británicos. Las conmemoraciones en honor a los civiles y militares que murieron en guerras y conflictos sirviendo y sacrificando su vida por su país, se viven con gran solemnidad en todo el Reino Unido.

Este año los actos de conmemoración han tenido que adaptarse a las nuevas circunstancias y se celebrarán a puerta cerrada manteniendo la distancia social. La familia real, el Gobierno y las fuerzas armadas se reunirán en Westminster para el ‘National Service of Remembrance’ con la tradicional entrega de coronas de flores a los pies del cenotafio de Whitehall. Igualmente se mantendrán dos minutos de silencio en memoria de los caídos.

Por primera vez en 100 años, el tradicional desfile de veteranos no se celebrará. Por todo ello, la Royal British Legion anima a los ciudadanos a participar de este día, viendo los actos por televisión y guardando los dos minutos de silencio desde su hogar a las 11.00h.

“Lest we forget”

Para que no nos olvidemos

11 de Noviembre de 1918, Armisticio de Compiègne

No hay texto alternativo para esta imagen

El 8 de noviembre de 1918, representantes de Francia, el Reino Unido y el Imperio Alemán llegaron al norte de París. Tras tres días de negociaciones, el 11 de noviembre de 1918, en un vagón de tren parado en el bosque de Compiègne, se llevó a cabo la firma del armisticio. El tratado marcaba la victoria de los aliados y la derrota de Alemania poniendo fin a la Primera Guerra Mundial, tras cuatro años y millones de muertos. 

Una vez ultimadas las negociaciones, el documento se firmó a las 5:12 de la mañana del 11 de noviembre y entró en vigor a las once de la mañana. Se suele decir que entró en vigor “el once, del once, a las once” y es precisamente por ello por lo que se mantiene la tradición de los dos minutos de silencio en recuerdo de los caídos a esa hora.