Francisco Glicerio Conde Mora, Amigo FHB  

En este artículo vamos a tratar la simbología hispano-británica de una institución gaditana fundada en el siglo XIX. Se trata del Casino Gaditano, fundado en 1844, en el reinado de Isabel II (1833-1868). Recordemos que el Cádiz del siglo XIX seguía teniendo mucha vinculación con el comercio de ultramar y por su puerto llegaban ciudadanos de diversas naciones de Europa. Entre ellas destacamos a los nacionales del Reino Unido. Este cosmopolitismo decimonónico del Casino Gaditano quedó plasmado en sus armas. 

Los columnarios

La heráldica del Casino Gaditano consta de dos globos terráqueos (antiguo reverso del columnario, los codiciados 8 reales de plata) representando a los hemisferios oriental y occidental con una corona real encima de ambos, debajo de los dos globos, unas olas de mar (que representan al Océano que separa-o une- Europa y América), con una columna coronada a cada lado de los globos (motivo por el que las monedas tuvieron el nombre de columnarios) representando las Columnas de Hércules, cada columna era ceñida con un paño llevando el lema “PLUS ULTRA” (en latín “más allá”), en el borde superior del anverso aparecía la leyenda “UTRAQUE UNUM” -que en latín significa “ambos son uno”- resaltando la unidad entre los territorios de la Monarquía Hispánica en cada hemisferio.

Así comienza la Constitución Española promulgada en Cádiz el 19 de marzo de 1812. Recordemos que la simplificación  de estas columnas (inspiradas en la mitología griega) de las antiguas monedas de plata española derivaron en el símbolo del dólar. 

El emblema de la orden de la Jarretera

Rodeando estas armas, de indudable origen hispánico, encontramos el símbolo que prueba la influencia británica en el Casino Gaditano. Se trata del emblema de la Nobilísima Orden de la Jarretera (The Most Noble Order of the Garter).

La Orden de la Jarretera  es la orden de caballería más importante y antigua del Reino Unido,  fundada en 1348 por el rey Eduardo III. Cuentan los ingleses que los orígenes de esta Orden de Caballería tienen su inicio durante un baile en el Palacio Eltham, en el que el  rey Eduardo III,  bailaba con Juana de Kent, posteriormente primera Princesa de Gales. 


Según cuenta la tradición, durante el baile a la mencionada princesa se le cayó “la liga” que llevaba en la pierna a lo que el rey rápidamente, para evitar la vergüenza de la joven, la levantó y volvió a colocar en su pierna. Ante la mirada de los cortesanos que seguían la escena, el rey pronunció la frase que quedaría como lema de la orden:

«Honi soit qui mal y pense»

«Que se avergüence aquél que de esto piense mal»

Una de las instituciones académicas de mayor prestigio a nivel mundial que porta las armas de la Orden de la Jarretera -que podemos ver en el escudo de nuestro Casino Gaditano- es la Universidad de Oxford.

A día de hoy, en el siglo XXI, la Orden de la Jarretera, la “Orden de la Liga”,  es la más importante de las órdenes de Caballería del Reino Unido de la Gran Bretaña e Irlanda del Norte. La admisión a la orden es muy limitada.

Caballeros y Damas Reales

El monarca, en la actualidad la reina Isabel II -desde 1952- y el Príncipe de Gales -en la actualidad el Príncipe Carlos- son siempre miembros junto con 24 hombres o mujeres. Los miembros masculinos son conocidos como los “Compañeros Caballeros”, y los miembros femeninos son conocidos como las “Señoras Compañeras” . Entre estos destacamos a Sir John Mayor, antiguo Primer Ministro o el actual Duque de Wellington.

La orden también incluye miembros supernumerarios o extras, llamados Caballeros y Damas Reales (miembros de la Familia Real Británica) y Caballeros y Damas Extranjeros (monarcas de Estados extranjeros) entre ellos S.M. el rey de España Juan Carlos I, el Gran Duque Juan de Luxemburgo, la reina Margarita de Dinamarca, el rey Carlos XVI de Suecia, el rey de Noruega Harald V, la Princesa Beatriz de los Países Bajos y fuera de Europa el Emperador de Japón Akihito.